En Mi Mundo Interior | La niña del espejo
283
post-template-default,single,single-post,postid-283,single-format-quote,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

— La niña del espejo

No recuerdo mi nombre. Ni quiero saberlo. Tengo 6 años, y me siento muy sola. Cada noche me acuesto, en mi habitación y  mis padres no hacen caso de mis miedos…

Es algo habitual. Intento alargar el momento de irme a dormir. Juego, y alboroto, intentando hacerles reir. Pero ya no me prestan atención. Me muestro animada corriendo de arriba a abajo, para evitar que me digan que me vaya a la cama. 

Vivimos en una bonita casa, a las afueras de la ciudad. Un sitio precioso en verano. Los árboles están llenos de hojas, y hay muchas flores en el jardín. La madera está presente por todas partes. Y es muy bonita. Pero por la noche, con los cambios de temperatura, cruje y me impide dormir. Lo peor es cuando llega el invierno. Los árboles están desiertos, y las flores muertas, creando un paraje desolador, en el que ahora estamos sumidos.

Al caer la medianoche, mis padres, rutinariamente apagan el televisor, y se van a dormir. Después, mi madre, se dirige a mi habitación, y sin decirme nada, apaga la luz.

Por desgracia, hace ya muchos años que no me da las buenas noches. No se si es que ya no me quiere. O se ha olvidado de mi.

El caso es, que justo antes de apagar la luz, enciende una vela, y reza una plegaria. Son muchas velas ya. Y muchas oraciones. Cuando sale, dice, “Hasta mañana hija mía”, y se va.

Es en ese momento, sumida en las sombras, cuando miro al espejo y veo a una niña pequeña llena de sangre, que me mira a los ojos sin decirme nada.

No Comments

Post A Comment