En Mi Mundo Interior | En la calle llueve y no hago nada
293
post-template-default,single,single-post,postid-293,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

En la calle llueve y no hago nada

Está lloviendo en la calle.

Una lluvia fina, y constante. Una lluvia triste y gris. Y qué bonito se ve por la ventana. Y ese camión, que lentamente circula sobre el agua, al cual oyes llegar desde kilómetros de distancia. El característico sonido de los coches y las motos, al circular sobre el agua, me hace recordar que está lloviendo en la calle.

Y los niños, traviesos, que saltan sobre los charcos, para desesperación de sus madres. Y las madres, apuradas, con sus paraguas, sus mochilas, sus ordenadores portátiles y las bolsas de la compra, intentan llegar antes al colegio, porque está lloviendo en la calle.

Y los padres, en sus coches, haciendo largas colas hasta llegar al trabajo. Colas más cortas que nunca, colas más rápidas. Quizá por la falta de coches. De compromisos. O será solo culpa del agua…

Y llueve en la calle, y yo mirando por la ventana. Con mi calefacción, mi traje y mi corbata, mientras miro por la ventana.

Y miro bien. Desde mi ventana. Y me fijo en una cantidad ingente de personas, sin paraguas. Gente que se agolpa en los barrancos y los puentes. En los soportales. Gentes de mirada desencajada. Personas sin ventana. Y sin techo. Sin portátiles. Con sus niños, mojados, en la calle. Mientras tanto, miro por la ventana, cómo está lloviendo en la calle.

Y me siento en mi sillón, y no hago nada.

Pd. Este escrito, va dedicado a todos aquellos que están apoltronados, en sus sillones, mientras llueve en la calle, con miles de parados en las calles de Santa Cruz, y ellos solo se preocupan de lo cerca que están las elecciones.

No Comments

Post A Comment