En Mi Mundo Interior | ¡Emprende tolete!
394
post-template-default,single,single-post,postid-394,single-format-quote,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

— ¡Emprende tolete!

Emprende, tolete. Arriésgate a perder todas tus cosas, y juégate los cuartos para sacar esto adelante. Emprende. Vete al banco y pide un crédito para sacar tu sueño del olvido. Emprende y haz un master en ingeniería financiera para echar a caminar tu maldito proyecto. Emprende, y comienza a correr detrás de tus clientes, para que te paguen las facturas lo antes posible. Que ni el banco ni el gobierno atienden de demoras. Pero tú, sí, que para eso has emprendido, tolete.

Emprende, totufo. Escucha a los que se tocan las pelotas en sus casas y piden al gobierno que implemente un salario mínimo  por tocarse la huevada, cómo juran en Arameo contra los emprendedores y los empresarios (como si por intentar buscarte la vida, y pagar tus impuestos, con tu mierda de empresa, ya fueras de repente millonario).

Emprende, zoquete. Lánzate a las calles e intenta animar a las gentes que compren tu producto, y asiste atónito a cómo algunos de tu alrededor, pretenden que les hagas una rebaja, o el trabajo gratis, por el simple hecho de ser tu conocido. Comprueba por ti mismo, como hay mentes estúpidas, que se divierten cuando te pegas la ostia, y fracasas en tu proyecto. Descubrirás un desconocido mundo de puñaladas, zancadillas, críticas y problemas. ¡Es muy divertido!

Emprende, tarado. Intenta ponerte enfermo y no ir al trabajo, ponte indispuesto, o sueña con coger vacaciones sin tener que estar atento y pudiendo desconectar, si quieres, puedes hasta intentar tener un niño, y compaginarlo con tu día a día…. ¡Son todo facilidades!

Emprende, muchacho. Asiste atónito a cómo el estado te persigue. Descubre las trabas y desventajas fiscales a las que te enfrentarás, por el simple hecho de ser una pyme o un miserable autónomo. Aprende a hacer contabilidad y presupuestos y a facturar. Negocia, contrata y despide. Escucha cómo te insultan por despedir a alguien que odiaba su trabajo y le encantaba escaquearse en tu puta cara. Llora en silencio por haber tenido que echar a alguien porque no tenías posibilidades de seguir manteniéndolo. Pasa la vergüenza de decirle a un proveedor que en estos momentos no puedes pagarle, porque no tienes ni un puto euro en la cuenta, porque el estado no perdona y el banco no falla.

Emprende, valiente. Enfréntate a las crisis, a la competencia desleal, a los que trabajan en B, a los que no hacen factura, a los que revientan el mercado porque o están tarados, o no tienen ni puta idea, o lo están pasando tan mal que no tienen otra forma de salir adelante.

Emprende, hombre (o mujer, por si alguien se me ofende). Date de alta de autónomo y disminuye las listas del paro. Auto-contrátate y búscate la vida para salir adelante. Guarda dinero suficiente, para ir pagando las liquidaciones de impuestos, el Igic (o el Iva), el IRPF, y los modelos trimestrales, las nóminas, los seguros sociales y los alquileres en caso de que tengas y enfréntate a los depredadores del mercado; a las macro empresas y sus ventajas fiscales.

Emprende y una vez que lo hayas hecho, verás que no hay vuelta atrás y que ya estás atrapado. Si te sale bien, seguirás por razones evidentes, a costa de salud y tu descanso; y si te sale mal, cargarás con la pena hasta el fin de los días…

1Comment
  • Yurena
    Posted at 11:10h, 01 Febrero Responder

    Es una vergüenza auténtica lo que tenemos que padecer

Post A Comment